1ª CONSULTA GRATUITA sin compromiso

Abordaje del Razonamiento y la Comprensión a lo largo de las diferentes etapas del desarrollo

La concepción del Instituto Uría sobre el funcionamiento intelectual está basada en las siguientes funciones mentales:

Comprensión verbal:
Capacidad para comprender con palabras el mundo de las ideas.
Comprensión espacial:
Capacidad para comprender los objetos en dos o tres dimensiones.
Razonamiento lógico:
Capacidad para resolver problemas con lógicos con planificación.
Razonamiento numérico:
Capacidad para trabajar con números y resolver problemas cuantitativos
Razonamiento verbal:
Capacidad para hablar y escribir fluidamente en relación los procesos mentales y a una sintaxis determinada (por ejemplo, la del Castellano)

A modo de fundamentación teórica, el resumen de un artículo que realizamos para una revista de divulgación infantil, La Guarde, en el año 2010 puede ayudar a comprender mejor los aspectos evolutivos de estas funciones.

Razonamiento y comprensión

Los estadios del desarrollo intelectual del niño

Ángel R. López, Doctor en Psicología

Jean Piaget (1896-1980) describió las fases que el niño atraviesa en su desarrollo:

De 0 a 2 años: etapa Sensorio-motriz.

El niño usa sus sentidos en pleno desarrollo, y sus habilidades motrices para conocer el mundo que le rodea. Utiliza en esta etapa sus reflejos, y más adelante la combinación de sus capacidades sensoriales y motrices. Se está preparando para poder pensar con imágenes y conceptos. Más adelante, el niño evoluciona al estadio de preparación y organización de las operaciones concretas, que se divide en dos periodos:

De 2 a 6 años: Piaget denomina a este periodo como Pre-operacional: Se produce la interiorización de las reacciones de la etapa anterior, dando lugar a acciones mentales vagas y sin reversibilidad. En este estadio, el niño aún no llega a liberar su pensamiento de los aspectos superficiales, aspectos perceptivos de los problemas, siendo todavía su pensamiento intuitivo, pre-lógico.

De 6 a 7 años empieza la etapa denominada de las Operaciones Concretas. Las operaciones son acciones mentales interiorizadas que muestran un cierto pensamiento lógico: conservación, la seriación y la clasificación. Estas operaciones tienen un rasgo característico: la reversibilidad. Esto quiere decir que el niño, cuando le cambian el agua de un vaso a otro recipiente, dice que la cantidad de agua no ha cambiado (aunque cambie su forma) porque entiende que; si la pasa otra vez al vaso, el volumen será el mismo. Esta capacidad de representación del niño es a lo que Piaget llamó la función simbólica o semiótica. Representar lo real por medio de significantes diferentes de las cosas significadas, se plasma en campos como la imitación, el dibujo, el juego y especialmente el lenguaje, sistema simbólico por excelencia.

Las acciones concretas están siempre unidas al acto. El niño no puede construir un discurso lógico a partir de preposiciones verbales independientes de su acción sobre los objetos.

De los 12 a los 15 años, con la aparición del estadio de las operaciones formales, el adolescente ya es capaz de un pensamiento lógico derivado de hipótesis verbales. Es aquí cuando se libera de lo real y construye diferentes mundos. Es el tipo de pensamiento de la ciencia: abstracto, formal sin ataduras a lo concreto.

Clases de refuerzo, Pedagogía, Logopedia, Psicología